Una bola de nieve

Una bola de nieve

 

Estamos en vísperas del fin de soporte de las versiones 2008 de Windows Server y SQL Server y, dentro de las visitas que hemos hecho a algunos de nuestros clientes y empresas que nos han buscado para ayudarles con la actualización, nos hemos encontrado con una situación crítica y que, no obstante es algo recurrente cada vez que hay que actualizar plataforma de sistemas, sigue ocurriendo: no existe una correcta planeación de las actualizaciones y, peor aún, no se cuenta con políticas pendientes del ciclo de vida del Software en la mayoría de las empresas.

 

Sin tener una estadística específica, a todas luces, la mayoría de las empresas es reactiva y no realiza una planificación estratégica en la actualización tecnológica.

 

En la actualidad ya no hay sistemas independientes y todos, de una u otra forma se relacionan entre sí. Una base de datos central que alimenta de datos a aplicaciones web relacionadas con aplicaciones para dispositivos portátiles de colaboración y demás. Todo está relacionado.

Así, si requerimos actualizar el sistema operativo de los servidores, esto impactará la aplicación para la cuál funge de plataforma y, probablemente, la aplicación conviva con herramientas ofimáticas en los dispositivos de los usuarios.

 

Si esperamos a que uno de los fabricantes de cualquiera de los elementos que integran nuestra plataforma tecnológica nos indique que va a dejar de dar soporte porque la versión ya es muy vieja, entonces, de pronto, tendremos encima un cúmulo de actividades para actualizar todos los sistemas y un monto importante de inversión que necesitaremos destinar para actualizar toda la plataforma y consecuentemente, para garantizar la continuidad de la operación y la seguridad de nuestra información.

Actualizar el sistema operativo implicaría la necesidad de actualizar el aplicativo y a su vez, hacerlo implicaría la necesidad de actualización de las herramientas ofimaticas en cada uno de los dispositivos de los usuarios, pero si los equipos de cómputo son también muy viejos implicaría también actualizar el hardware para soportar herramientas más actualizadas. Entonces, habría que invertir en nuevos equipos de cómputo, nueva aplicación, nuevo sistema operativo, posiblemente nuevas comunicaciones incluyendo cableado y equipo activo.

 

Dentro de los esquemas de licenciamiento de la mayoría de los fabricantes de software existen opciones de actualización programada. Incluso, con la llegada de la nube, el proceso comercial ha cambiado. El costo del software es una suscripción a un servicio y ya no la compra de un activo.

El modelo de suscripción contiene muchas ventajas: la posibilidad de ajustar la cantidad de licencias de acuerdo a la cantidad de usuarios; pago por uso (si no lo uso, no lo pago); fiscalmente, la deducibilidad de impuestos y más…

 

 

Uno de los grandes beneficios que trae la nube es la de incluir todas las actualizaciones dentro del periodo contratado. Dependiente del tipo de servicio (software, plataforma o infraestructura como un servicio), la empresa puede, en mayor o menor medida controlar las actualizaciones, pero sí, en la mayoría de los esquemas comerciales de suscripción está incluida esa posibilidad.

 

De regreso al punto de la bola de nieve que se avecina cada que llega un fin de vida/soporte de alguna versión de software, la llegada de los modelos comerciales de suscripción, si no lo resuelve por completo, facilita mucho el acceso a las nuevas versiones y el mantenimiento actualizado de nuestra plataforma. Elimina la necesidad de planificar y destinar presupuesto para dichas actualizaciones que, en la mayoría de los casos son inversiones que impactan fuertemente el flujo de efectivo. Lo que definitivamente no elimina es la necesidad de echarle un poco de planeación estratégica para estar al pendiente de los ciclos de vida de las versiones y como impactará en la interoperación con el resto de las aplicaciones que incluso, podrían ser de múltiples fabricantes.

 

La súbita necesidad de una fuerte inversión en actualización tecnológica puede eliminarse haciendo una correcta planeación y manteniendo un correcto seguimiento del ciclo de vida del software.

En Integrisys aportamos la información adecuada a nuestros clientes para que incluso juntos podamos acompañarlos en esa planeación de desarrollo tecnológico.

Como bien reza el refrán, “no dejes para mañana lo que poco a poco puedas actualizar desde hoy”… ¿o cómo era?

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Featured Posts

Tus usuarios son lo más importante

April 5, 2017

1/1
Please reload

Recent Posts

June 26, 2019

November 29, 2015